Mantener una correcta higiene íntima es indispensable para afrontar las diferentes etapas de la mujer. El desconocimiento de cómo realizar este proceso de manera adecuada puede llevarnos a elegir productos inapropiados, que acaben jugándonos una mala pasada. Te contamos en el blog cómo afecta en tu microbiota la elección de un buen jabón.

La zona vaginal es una zona extremadamente sensible que se ve afectada por diversos factores:

  • Factores hormonales: Los niveles de estrógenos varían a lo largo de la edad fértil de la mujer, provocando cambios en la flora y en la lubricación natural.
  • La vestimenta: la ropa demasiado ajustada o la ropa interior que no permita la transpiración puede favorecer la aparición de infecciones.
  • El uso de jabones inadecuados puede modificar el Ph y alterar la flora vaginal.

Una buena higiene íntima es la mejor manera de prevenir infecciones genitourinarias, tanto en las mujeres como en los hombres.  Mientras que en hombres, conviene utilizar un jabón con un pH próximo al pH de la piel (pH 5,5), en la mujer puede variar dependiendo del momento en el que nos encontremos.

Los Geles de Higiene íntima de Mi Rebotica

En Mi Rebotica disponemos de dos tipos diferentes de Geles íntimos, enfocados a los distintos periodos en los que puede encontrarse la mujer: infancia, edad fértil o menopausia. ¿Quieres conocerlos?

Tanto el Gel de higiene íntima para edad fértil, como el gel para edad no fértil comparten los mismos activos. Estos son:

  • Aceite de centella asiática: con alto poder cicatrizante y regenerador.
  • Aceite de Caléndula: propiedades emolientes, calmantes y suavizantes.
  • Aloe Vera: cicatrizante, antiséptico e hidratante.
  • Vitamina B5: hidratante, para una función barrera óptima.

La diferencia principal es que tienen diferente pH. El pH es una medida cuantitativa que nos indica el nivel de acidez o alcalinidad de una solución acuosa. El pH vaginal en la mujer fértil es ácido y oscila entre 3,8-4,5. En la infancia y la menopausia, los valores pueden oscilar entre 5,0 y 7,5.

¿Y por qué es tan importante? Porque el pH va a determinar el tipo de bacterias que van a formar la flora vaginal, el conjunto de microorganismos “buenos” presentes en la zona íntima. Éstos evitan la colonización de otros organismos patógenos  que puedan provocar infecciones, por lo que mantener un pH correcto en la zona íntima es de vital importancia para no caer en las infecciones recurrentes.

¿Cuál es el tuyo?

Pincha en la imagen para conocer sus características.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar